Ménerbes...

















Conocí Ménerbes de casualidad, poco antes de partir para mis vacaciones. Resultó estar a medio camino entre dos de nuestros destinos, e hicimos parada allí.



Uno de esos sitios mágicos que el destino te regala y te marcan para siempre. Me gustaría recomendárselo a todo el mundo, pero perdería su encanto...


Allí visite la casa que Picasso le regaló a Dora Maar, y alli me tomé un vino blanco expléndido de la zona, un "Côtes du Luberon", en la fantástica terraza del museo de la trufa y el vino.


Poco despues, al volver, me enteré de que en este lugar se alojaron muchos escritores y artistas, no me extrañó nada...

5 comentarios:

Mqr dijo...

q lujazo!! cuando stas en un sitio asi dond parece q el reloj se para la recarga de pilas es de recordar

bsss

MOSCANA dijo...

se ve que es un sitio con duende...que paz!seguro que eso era lo que buscaban escritores y artistas.
un besin

FashionFreak dijo...

Pues no me suena de nada este lugar, pero por esas fotos que has puesto tiene pinta de ser un sitio precioso, si algún día paso por esa zona no dudaré en visitarlo... a ver si así me siento más artista y bohemia jeje
1 beso!

LaTwin Vintage dijo...

para perderse una temporada ...

Jesús Belly 3114 dijo...

Precioso el sitio!!!

Publicar un comentario